¿Por qué es importante la histerosonosalpingografía en un estudio básico de fertilidad femenina? - Mi Tres Torres Quiero

¿Por qué es importante la histerosonosalpingografía en un estudio básico de fertilidad femenina?

Es una técnica que mediante una ecografía permite comprobar la permeabilidad de las trompas de Falopio y observar la cavidad uterina de la mujer.

La histerosonosalpingografía es una prueba habitual en el estudio básico de fertilidad que se le realiza a cualquier mujer que quiere someterse a un proceso de reproducción asistida. Se trata de una técnica que permite valorar la morfología y la permeabilidad de las trompas de Falopio, y también nos aporta información sobre el interior de la cavidad uterina. “Cuando una paciente es candidata a someterse una inseminación artificial, siempre tenemos que comprobar previamente que las trompas son permeables y que no existe ningún problema a nivel ovárico”, afirma la doctora Marta Lafont, ginecóloga especializada en medicina reproductiva del equipo de Ginnova, de la clínica Mi Tres Torres.

Las trompas de Falopio son dos conductos a través de los cuales se transportan los óvulos desde los ovarios hasta el útero. Es durante este trayecto cuando se realiza la fecundación del óvulo que dará lugar al posterior embarazo. Las trompas de Falopio desempeñan un papel fundamental en el proceso de gestación, de ahí la importancia de comprobar que se encuentran en buenas condiciones mediante la histerosonosalpingografía. Diversos estudios estiman que las alteraciones en las trompas de Falopio son responsables de entre un 24% y un 30% de los casos de esterilidad femenina.

 

Cómo se realiza la histerosonosalpingografía

“La histerosonosalpingografía se hace justo después de que la paciente tenga la regla pero antes de la ovulación”, indica la doctora Marta Lafont. Se realiza en la consulta, no requiere anestesia, y tiene una duración aproximada de 10 minutos. Para someterse a la prueba no es necesario ningún tipo de preparación, tan solo se prescribe una dosis de antibiótico que la paciente deberá tomar la noche anterior.

Para llevar a cabo la histerosonosalpingografía se introduce una fina sonda por vía vaginal, inyectando un gel hidrosoluble a través del cuello uterino. La ecografía transvaginal nos permite visualizar el paso de este gel desde la cavidad uterina a través de las trompas de Falopio hasta la cavidad abdominal. “El procedimiento nos dibuja muy bien todo el trayecto de las trompas, podemos ver si las trompas son permeables, y si el grosor que tienen es normal o están dilatadas”, describe la ginecóloga de Mi Tres Torres.

La histerosonosalpingografía “es una prueba que mucha gente no conoce porque no todos los centros la realizan”, explica la doctora. Existe otro tipo de examen similar, la histerosalpingografía, que también permite evaluar la morfología uterina y la permeabilidad de las trompas, pero se realiza mediante radiografía y utilizando un contraste yodado. Las dos pruebas son eficaces, pero con la histerosonosalpingografía “tenemos la misma información que con la prueba clásica, pero sin exposición a radiación y con menos molestias”, concluye la especialista en medicina reproductiva del equipo de Ginnova, de la clínica Mi Tres Torres.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies