¿Cómo influye la edad en la fertilidad de la mujer? - Mi Tres Torres Quiero

¿Cómo influye la edad en la fertilidad de la mujer?

La maternidad tardía es un fenómeno de la sociedad actual que puede incrementar las dificultades de quedarse embarazada

La edad media de las mujeres para tener el primer hijo no ha parado de aumentar en los últimos 45 años. En 1975 las madres primerizas tenían 25 años de media, en 2011 se superó la barrera de los 30 años, y en 2021 la cifra se ha situado ligeramente por encima de los 31 años, según datos del Instituto Nacional de Estadística. En esta tendencia influyen múltiples factores, desde el aumento del tiempo dedicado a los estudios, la edad de emancipación, el acceso al mercado laboral o las dificultades para conciliar vida personal y laboral, son solo algunos ejemplos. La maternidad tardía es un fenómeno de la sociedad actual que puede incrementar las dificultades de quedarse embarazada, porque la edad de la mujer tiene una incidencia muy directa en su fertilidad.

La capacidad reproductiva de la mujer desciende de forma significativa a partir de los 35 años. Esto repercute directamente en la reserva ovárica, tanto en la calidad como en la cantidad de los óvulos. “Desde el punto de vista de la fisiología ovárica, la edad de máxima fertilidad de la mujer son los 25 años y, en cambio, hoy en día muchas mujeres se empiezan a plantear ser madres a partir de los 30 o los 35 años”, afirma la doctora Marta Lafont, ginecóloga especializada en medicina reproductiva del equipo de Ginnova Barcelona, de la clínica Mi Tres Torres.

 

Riesgos de los embarazos tardíos

A los 25 años las mujeres alcanzan su “pico” de fertilidad, y a partir de ese momento se produce un lento y progresivo descenso. “La diferencia de fertilidad entre los 25 y los 30 años es muy pequeña. Es, sobre todo, a partir de los 35 años cuando se da la caída más pronunciada”, detalla la doctora Marta Lafont.

Además de las dificultades para lograr la gestación, retrasar excesivamente la edad del primer embarazo puede conllevar otras complicaciones como los abortos prematuros, la aparición de enfermedades como la diabetes gestacional y la hipertensión arterial crónica (HTA), o la producción de óvulos con anomalías cromosómicas. “La edad está vinculada con el riesgo de sufrir abortos que, a menudo, van ligados a embriones con alteraciones cromosómicas”, indica la especialista en medicina reproductiva. “Las mujeres de más edad producen más óvulos con anomalías cromosómicas que, en ocasiones, se pueden fecundar y dar lugar a un embrión que implante. Pero la naturaleza es muy sabia, y esos embarazos se detienen durante las primeras semanas, dando lugar a abortos de primer trimestre”, añade.

 

Plantearse la maternidad a partir de los 30 años

Por todos estos motivos, es conveniente que las mujeres se planteen a partir de los 30 años si en algún momento de su vida, van a querer ser madres. “Si lo tienen claro, lo ideal es que entre los 30 y los 32 años hagan un ciclo de vitrificación de óvulos”, remarca la ginecóloga de Mi Tres Torres. La vitrificación de óvulos es una técnica de reproducción asistida que consiste en congelar los óvulos u ovocitos de una mujer para que pueda usarlos cuando decida ser madre. Esa franja de edad es adecuada, afirma la doctora Marta Lafont, “porque la mujer tendrá óvulos de buena calidad y, posiblemente, dispondrá de un número elevado de óvulos maduros”.

Posts relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies