Quiero

¿Qué diferencia hay entre el ronquido y la apnea?

El doctor Tornero, Otorrinolaringólogo del Institut Cap i Coll nos explica las diferencias entre el ronquido y la apnea.

“No hay manera de descansar”. Dormir y descansar bien es importante para mantener un buen estado anímico, controlar el estrés y cumplir así con las exigencias diarias. Un buen descanso implica dormir entre 7 y 8 horas y alcanzar un sueño profundo, siendo necesaria una adecuada respiración y oxigenación.

El ronquido y la apnea del sueño son cosas diferentes, pero que a menudo están en el mismo individuo. Presentan una importante repercusión social, familiar y personal. En muchas ocasiones es el acompañante quien indica el motivo de consulta, debido a la incomodidad del ruido….”Doctor, no puedo más, llevo meses durmiendo en otra habitación….no se puede aguantar el ruido que hace”  “Doctor, a veces deja de respirar…”.

El ronquido es el ruido que se produce por la vibración del velo del paladar y la campanilla durante la respiración. Esto no representa un riesgo para la salud, pero sí puede ocasionar problemas personales y de relación social o de pareja.

La apnea es el cese del paso de aire durante al menos 10 segundos; si ésta se repite en varias ocasiones a lo largo del sueño conllevará a una falta de oxigenación y entonces aparecerán unos síntomas durante el día. Es lo que se llama Síndrome de apneas obstructivas del sueño (SAOS). Es lógico pensar que no oxigenar bien cada noche tendrá una serie de repercusiones en la salud, a distintos niveles (tensión arterial, alteraciones cardíacas, alteraciones neurológicas….)

El ronquido tiene una alta incidencia, aumentando la frecuencia con los años. Se calcula que a partir de los 60 años ronca el 60% de los varones y el 40% de las mujeres, siendo tres veces más frecuente en obesos.  El SAOS en la población general se da en el 24% de hombres y el 9% de mujeres, pero sólo el 5-9% de estos pacientes son diagnosticados y tratados.

CAUSAS

 

Normalmente el problema radica en la forma del tabique nasal o en un paladar y campanilla largos y grandes o en una lengua grande o en amígdalas grandes que sobresalen mucho, y en muchos pacientes nos encontramos más de uno de estos problemas juntos.

En cuanto a factores predisponentes, relacionados con estilos de vida, tenemos la obesidad, el tabaco, el alcohol y fármacos sedantes (antidepresivos, ansiolíticos).

 

DIAGNÓSTICO

 

El diagnóstico es principalmente clínico. El paciente acude porque ronca y no descansa bien. Síntomas como despertarse cansado, exceso de sueño durante el día o conduciendo, dolores de cabeza frecuentes, desconcentración, alteraciones sexuales  e  irritabilidad hacen pensar en la existencia de apneas.

Ante la sospecha de este diagnóstico se debe solicitar una prueba de registro del sueño, que puede ser en casa (Poligrafía) o durmiendo en un centro clínico (Polisomnografía). A los pacientes con muchas enfermedades de base o a los que la poligrafía sale algo discordante, es preferible realizar la polisomnografía, ya que tiene en consideración más parámetros. Esta prueba nos confirmará la presencia o no de apneas y nos dirá si el síndrome es leve, moderado o grave, en función de la cantidad de apneas/hora que tengan  lugar.

La exploración de la región anatómica en cuestión (vía aerodigestiva superior) se realiza en la Consulta del Otorrinolaringólogo de forma indolora y rápida mediante un nasofibroscopio flexible, sin precisar preparación previa.

 

TRATAMIENTO

 

En el momento de valorar el tratamiento, es importante diferenciar el ronquido simple del SAOS, ya que sólo este último refleja un riesgo para la salud.

En el ronquido simple, antes de indicar un tratamiento quirúrgico, se debe insistir en una serie de medidas conservadoras, como perder peso, dejar de fumar…. Si aún así persiste, y el paciente tiene la voluntad de mejorar,  se debe valorar el tratamiento quirúrgico a nivel del principal factor anatómico influyente, ya sea a nivel de la nariz y/o del paladar, que es lo más habitual. Se recorta una porción del paladar y campanilla, moldeándolo de tal manera que acaba siendo más corto y rígido; con ello se consigue mayor espacio para respirar y se eliminan estructuras que vibran fácilmente. En un segundo tiempo, si fuera necesario se puede corregir la forma del tabique nasal para que aún se respire mejor por la nariz.

En el tratamiento del SAOS hay dos modalidades, la instrumental con CPAP y la quirúrgica.

La CPAP consiste en la administración continua de aire a una determinada presión a través de una mascarilla. Es un tratamiento 100% efectivo desde el inicio, pero que en muchas ocasiones conlleva a  una falta  de cumplimiento por mala tolerancia o no aceptación. En ocasiones produce efectos secundarios tipo congestión nasal, rinitis por el aire frío y seco, sequedad ocular…

Otra modalidad de tratamiento instrumental, en SAOS leves o moderados, son las prótesis orales, principalmente las de avance mandibular, en aquellos casos que en los que el problema no está a nivel del paladar. Estas prótesis pueden producir un impacto sobre los dientes y la articulación de la mandíbula.

El tratamiento quirúrgico se centrará a nivel del factor anatómico principalmente implicado, ya sea la nariz, paladar, amígdalas o base de lengua. En ocasiones, y en función de la severidad, se requieren cirugías a distintos niveles.  La cirugía más frecuentemente realizada es la que se hace sobre el paladar y las amígdalas, de tal forma que se consigue un paladar más corto y tenso con mayor paso de aire a través de la faringe.

 

Resumen:

  • El ronquido y las apneas son muy frecuentes. Tienen elevada repercusión social y personal.
  • El Síndrome de apneas está infradiagnosticado. Signos de alarma: ronquido y síntomas diurnos (fatiga, exceso de sueño).
  • Fácil diagnóstico en la consulta del Otorrinolaringólogo con nasofibroscopia flexible y prueba del sueño.
  • Tratamiento instrumental (CPAP) o quirúrgico.

 

 

Posts relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies