Inestabilidad crónica de tobillo: secuela de los esguinces Quiero

Inestabilidad crónica de tobillo: la principal secuela derivada de los esguinces

Es una consecuencia que pueden padecer el resto de la vida los pacientes con un esguince de tobillo mal curado.

El esguince de tobillo constituye una de las lesiones más frecuentes del sistema musculoesquelético. “En España se producen, aproximadamente, 1,5 millones de torceduras de tobillo anuales”, expone el doctor Jordi Vega, especialista en cirugía ortopédica y traumatología del equipo iMove de la Clínica Mi Tres Torres. En ocasiones, uno de los problemas derivados de la frecuencia con que se da este tipo de afección es que las personas hacen caso omiso de ella. “La tratan como intrascendente y regresan a sus actividades rutinarias sin haberla curado correctamente”, afirma el experto. Ahora bien, no realizar una recuperación adecuada de un esguince de tobillo puede comportar diversas secuelas que afecten a la movilidad del paciente, una de las más comunes: la inestabilidad crónica de tobillo.

 

“Después de sufrir un esguince de tobillo esa articulación puede que no vuelva a funcionar como antes”, afirma el doctor Vega. “Es lo que se denomina una microinestabilidad. El paciente nota que tiene mucha más facilidad para torcerse el tobillo. Mientras que antes caminaba por un terreno irregular y no pasaba nada, ahora de repente se convierte en un terreno peligroso porque siente que se torcerá el tobillo en cualquier momento”, añade.

 

El doctor de la Unidad de Pie y Tobillo de iMove explica que “con un esguince de tobillo de grado 3 esta inestabilidad puede aparecer aunque la recuperación se haya hecho correctamente”. Y prosigue: “En el resto de casos, en lesiones de grado 2 o incluso en algunas de grado 1, lo que puede pasar es que aunque la lesión sea muy pequeña y la recuperación sea correcta, no cicatrice. Esta no cicatrización puede implicar algún déficit del ligamento y esto dará como resultado una inestabilidad”.

 

Consecuencias derivadas

 

Si esta secuela no se trata debidamente, puede ocasionar otras consecuencias derivadas de por vida. En unas recientes investigaciones realizadas por la doctora Triccia Hubbard-Tuerner, profesora de quinesiología de la Universidad de Carolina del Norte, en Charlotte, para conocer el impacto de los esguinces de tobillo a largo plazo se reclutó a 20 estudiantes universitarios. Todos ellos padecían inestabilidad de tobillo crónica causada por un esguince mal curado y 20 sin lesiones. Les pidieron que llevaran un podómetro durante una semana. Al cabo de ese tiempo los resultados mostraron que los estudiantes que tenían una inestabilidad crónica se movieron mucho menos que los estudiantes sanos.

 

Tratamiento de la inestabilidad crónica de tobillo

 

Esta microinestabilidad sintomática “la estamos tratando quirúrgicamente con unos resultados excelentes”, dice el doctor Jordi Vega del equipo iMove. Anteriormente, el tratamiento que se aplicaba para estos casos era conservador y se basaba en la restricción de la actividad. “Si sentían dolor jugando al fútbol, ​​se les decía que no jugaran o que jugaran menos”, describe. Son medidas que se siguen prescribiendo pero “van en detrimento de la articulación y a la larga provocan otras lesiones secundarias que cuando pasen los años serán más difíciles de solucionar”, argumenta.“Por eso en personas jóvenes activas que tienen este problema, les recomendamos siempre operarse”, concluye el especialista en cirugía ortopédica y traumatología del equipo de Mi Tres Torres .

Posts relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies