La hipertensión, una enfermedad silenciosa - Mi Tres Torres Quiero

La hipertensión, una enfermedad silenciosa

La hipertensión es una patología tratable pero si no se siguen las recomendaciones del médico, puede desencadenar complicaciones graves.

La hipertensión arterial es una de las enfermedades denominadas“silenciosas», porque las personas que la padecen no presentan unos síntomas claros y estos no se manifiestan durante mucho tiempo. “En España es una enfermedad muy prevalente”, explica el doctor Jonathan Franco, médico internista en la clínica Mi Tres Torres. “Casi el 60% de la población mayor de 45 años padece hipertensión y este porcentaje aumenta con la edad. Puede aparecer a cualquier edad pero suele detectarse con más frecuencia a partir de los 40 años”, afirma.

 

La hipertensión es una enfermedad crónica en la que el corazón realiza un sobreesfuerzo para ejercer su función de bombeo.Ese sobreesfuerzo es perjudicial y puede ser la causa de consecuencias como las enfermedades cerebrovasculares, la insuficiencia cardiaca, la enfermedad cardiovascular o la insuficiencia renal.

 

Cómo se diagnostica la hipertensión

 

La tensión arterial es la presión que ejerce el corazón sobre las arterias, con cada contracción (máxima o presión arterial sistólica) y con cada relajación (mínima o presión arterial diastólica) para que la sangre pueda circular por ellas llegando a cada órgano. La medición de la presión arterial se da en milímetros de mercurio (mm Hg) y “se considera una tensión arterial óptima cuando la sistólica está por debajo de 130 y la diastólica por debajo de 90”, puntualiza el doctor Franco.

 

Debido a que la presión arterial suele variar, el diagnóstico de la presión arterial alta se basa en el promedio de dos o más lecturas que se toman en dos ocasiones por separado de manera consistente. “Cuando a una persona se le detecta por primera vez hipertensión tiene que someterse a un estudio completo”, expone el especialista de Mi Tres Torres. Y prosigue: “Este chequeo incluye un análisis de sangre, de corazón e incluso pruebas renales”.

 

La hipertensión no se cura, se controla

 

Una vez los resultados de las exploraciones confirman que el paciente padece hipertensión, “hay que iniciar el tratamiento inmediatamente”, remarca el doctor. Este tratamiento se fundamenta en dos pilares: uno es el farmacológico, medicamentos para rebajar la tensión arterial; y el otro serán los hábitos de vida saludables,que incluirán seguir una dieta equilibrada, disminuir el consumo de calorías, de azúcares y grasas, y aumentar la práctica de ejercicio físico. La hipertensión arterial es una patología crónica “por lo que no puede curarse en la mayoría de los casos”, afirma el doctor Jonathan Franco,“pero siguiendo correctamente la recomendaciones médicas, puede controlarse”, concluye.

Posts relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies