Quiero

Dietas Milagro, ¿por qué evitarlas?

La Dra. Sonia Ruiz, nutricionista de Mi Tres Torres nos explica los detalles de las dietas milagro

dietas milagro

En la sociedad actual la imagen corporal cada vez cobra un papel más importante. La mayoría de gente desea perder esos kilos de más sobre todo de cara al buen tiempo, y algunas personas optan por seguir dietas milagros.

¿Qué son las dietas milagros?

Las dietas milagro se caracterizan por ser dietas de adelgazamiento sin fundamento científico que prometen una pérdida de peso muy rápida y sin apenas esfuerzo,  siendo altamente desequilibradas, y presentando amenazas para la salud. La mayoría del peso perdido suele ser contenido hídrico (agua corporal) y masa muscular. Al perder musculatura el metabolismo basal de la persona irá disminuyendo y no “quemará” todo lo que podría, ni tampoco será de ayuda para mantener el peso. A la vez se caracterizan por ser muy restrictivas, y por limitar los alimentos (y cantidades) que se pueden consumir, clasificándolos en permitidos o buenos, y prohibidos o malos. Algunos de ellos compaginan la dieta con productos/suplementos coadyuvantes a ese “milagro para pérdida de peso”.

Según la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), este tipo de dietas favorecen una rápida recuperación del peso perdido ya que no se trabajan unos buenos hábitos alimentarios, es decir, no se educa a la persona a comer saludable ni a mejorar los hábitos ni estilo de vida para poder llegar a realizar un cambio permanente (o al menos duradero) en la vida del individuo.

Tampoco se potencia ninguna relación positiva con la comida, ya que en vez de disfrutar de los alimentos y aprender a nutrirse, se basa más bien en restricciones y prohibiciones.

Otro aspecto a destacar es que no son dietas personalizadas, es decir, estos planes dietarios no tienen en cuenta la historia clínica de la persona, sus patologías, sus antecedentes familiares, su nivel e intensidad deportiva, su composición corporal, y ni si la persona se encuentra en algún estado fisiológico especial como por ejemplo una mujer lactante, ya que son dietas generalizadas, para todo el mundo igual. Todo esto incita a padecer riesgos nutricionales y de salud en general importantes.

¿Cómo detectarlas?

El Grupo de Revisión, Estudio y Posicionamiento de la Asociación Española de Dietistas ( GREP-AEDN) veamos algunas características para detectarlas y desconfiar de ellas cuando hagan declaraciones del siguiente estilo:

  • Resultados “rápidos” o “mágicos”
  • Prohibición  del consumo de un alimento o grupo alimentario
  • Clasifica los alimentos en “buenos” o “malos”
  • Aconsejan productos dietéticos con “propiedades espectaculares”,
  • Contienen declaraciones que contradicen a colectivos sanitarios de reputación reconocida.

Recuerda que no hay mejor inversión de salud que ir a un profesional, aprender a a comer y que te acompañen en toda la trayectoria del cambio de hábitos alimentarios y de ejercicio.

 

Posts relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies