Si vas a tomar un antiinflamatorio no esteroideo, deberías saber esto Quiero

Si vas a tomar un antiinflamatorio no esteroideo, deberías saber esto

El doctor Juan Pablo Oglio, de la Unidad de Tratamiento del Dolor, analiza las funciones de estos medicamentos tan habituales en los botiquines domésticos.   

Te duele la cabeza, sientes un dolor muscular o un ligero catarro, abres el botiquín de casa y te tomas algún tipo de antiinflamatorio no esteroideo (AINE). La situación descrita le resulta de lo más cotidiana, ¿verdad? Lo es hasta tal punto que el medicamento del que más unidades se dispensaron en 2018 fue el nolotil, que es un antiinflamatorio de este tipo. Los datos los recoge el Observatorio del Medicamento, que elabora anualmente la Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles. El mismo informe detalla que entre los diez medicamentos más vendidos, había otros cuatro antiinflamatorios no esteroideos.

 

El hecho de que, en función de la dosis, no se necesite receta para adquirirlos, puede tener como consecuencia un mal uso y abuso. “Un exceso o mal consumo puede provocar problemas en el sistema digestivo, como una úlcera gástrica, deteriorar el riñón y aumentar la presión arterial”, expone el doctor Juan Pablo Oglio, anestesiología y reanimación de la Unidad de Tratamiento del Dolor de Mi Tres Torres. “El consejo general es usar la dosis más baja y durante el menor tiempo posible. Si el dolor no remite, es mejor acudir al médico”, afirma.

 

¿Cómo actúan los antiinflamatorios no esteroideos?

 

Hay dos grandes tipos de antiinflamatorios: los corticoesteroides, cuyo principio activo es la cortisona o sus derivados, y los no esteroideos. Este segundo grupo, los llamados AINE, actúan bloqueando unas proteínas llamadas enzimas que ayudan a producir prostaglandinas, que desempeñan un papel en el dolor y la inflamación.

 

“Las tres propiedades que tienen los antiinflamatorios no esteroideos es que alivian el dolor por su acción analgésica, reducen la inflamación por su acción antiinflamatoria y disminuyen la fiebre por su acción antipirética”, describe el doctor Oglio. “Esto no quiere decir que todos los medicamentos de esta familia tengan los tres efectos”, remarca.

 

Cuatro de los antiinflamatorios más habituales

 

Entre los antiinflamatorios no esteroideos más habituales se incluyen el paracetamol, el ibuprofeno, el nolotil y el voltaren. Estas son algunas de sus funciones y algunos de sus usos:

 

  • El paracetamol (gelocatil) va bien para tratar el dolor, sobre todo leve, y rebajar la temperatura, “pero no es un antiinflamatorio”, apunta el especialista de Mi Tres Torres. “Está indicado para el dolor de cabeza o los síntomas de la gripe o la fiebre”, añade.

 

  • El ibuprofeno (espidifen) es antiinflamatorio, analgésico y también disminuye la temperatura. “En este caso, es más efectivo en casos dede lesiones musculares, artritis o dolor menstrual”, dice.

 

  • El metamizol (nolotil) se usa para combatir el dolory bajar la fiebre. “Su objetivo principal es paliar el dolor de diversos orígenes, incluyendo los dolores espasmolíticos o cólicos, como son los provocados por un cólico renal o por espasmos intestinales”, explica.

 

  • El diclofenaco (voltaren), en cambio, “es antiinflamatorio pero no sirve para rebajar la temperatura”, afirma el doctor Juan Pablo Oglio de la Unidad de Tratamiento del Dolor. Se prescribe para tratar enfermedades reumáticas inflamatorias, dolores menstruales o inflamación postraumática.

Posts relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies